Entrevista a Ludmil Fotev

Entrevista a Ludmil Fotev

Por Edu Villegas

 

Hace ya muchos años, tuve la oportunidad de trabar una amistad con este gran personaje, Ludmil, es un hombre de talante sereno (a veces parece introspectivo, pero es todo lo contrario) e inteligente. Es un gran conocedor de cerveza y no se diga de música. En esta charla nos comparte algunos detalles de su pasión cervecera y su enorme visión de este bello sector.

 

¿Cómo fue tu primer contacto con alguna cerveza?

Desde niño, con mis padres y sus amigos, eso fue lo primero, con la denominación «cervecita». Me daban a probar un trago, y luego un poco más cuando ya tenía 12 años. En un viaje, siempre con ellos, en la ex-RDA donde casi no había frontera con la ex-Checoslovaquia, fue donde bebí por primera vez una verdadera Pilsen. Luego, con la llegada de la democracia (Bulgaria estuvo hasta finales de 1989 detrás la cortina de acero), los cambios empezaron… con canciones sobre la cerveza. El único sector con privatización transparente y hasta ahora sin corrupción ninguna, es el cervecero.

 

¿Cómo te interesaste por la cerveza artesanal?

Me gustaría decir, como en el caso de Michael Jackson, en La Haya, en el festival North Sea Jazz. Pero ya conocía de antemano las cervezas canadienses, de la entonces todavía  independiente (1997) Unibroue, conocida y apreciada en el Festival de Jazz de Montreal. Así llegamos a mi solemne entrada al templo de la cerveza, Orval, socios al Gaume Jazz Festival.

 

¿Cuál ha sido tu principal actividad en el sector cervecero?

Empecé a escribir/describir «la otra cerveza», primero en la prensa especializada y luego, en el primer libro sobre cerveza en mi país, «El lenguaje de la cerveza» (2009), el cual empecé a escribir un año antes. Tras la edición, fui contactado por los primeros importadores de cerveza belga, por los cerveceros caseros, por el primer Concurso de Cerveza Casera, de donde emergieron los primeros craft cerveceros en el país.

 

¿Cómo se vive la cerveza en Bulgaria?

Pues, la cerveza craft goza de crecimiento estable, el número de microcervecerías en el país ya está más que doblando.

 

¿Actualmente hay un movimiento cervecero independiente en Bulgaria?

Las tendencias son tres en general: caseros, transformados en micro, teniendo las mejores birras; supuestos craft, haciendo cerveza de etiqueta propia en el extranjero o, raramente en el país, que se autodenominan «gypsy», «colaborativos», etc.  Y la tercera, de los inversores, sobre todo en brewpubs, con la peor cerveza.

 

 

¿Cuál es el estilo o tendencia cervecera más importante en Bulgaria?

Como el país tiene clima continental, los veranos dan la bienvenida a los Session IPA, algunas Weiss y muy pocas India Pale Lager. Por el frío vienen los Imperial y regulares IPA, Stout y Porter.

 

Desde tu perspectiva ¿cómo ves el futuro de la cerveza a nivel de industria, será más amplio, se llegará a un tope?

La tendencia no pasa por el lado de las macro, Heineken y AB Inbev quienes prueban recetas en nuestro pequeño mercado antes de ofrecerlas fuera, inició en 2011 con Zagorka Reserva de invierno, con frutas de bosque y al verano siguiente con uva (como en Brasil con la Cosmos draft grape true). Así que los pequeños tiran a los grandes en este sentido. El problema definiendo los estilos y su perspectiva, viene de cómo lo aceptan los «beer geeks». Algunos distribuidores y craft bars trabajan se especializan en la novedad y el exotismo; otros-en los estilos «core», IPA, Weiss, Stout. Pero todavía los Lagers retienen alrededor de 90% del mercado. No creo que hayamos llegado al tope, siempre hay algo nuevo, sobre todo en la base de cerveceros caseros. Y sí, los grandes intentarán imponerse con “crafty” a precios competitivos.

 

¿Cuáles son tus estilos favoritos?

No tengo favoritos, a donde voy, trato catar lo mejor. En Italia, IGA, en Bélgica, Gueuze Traditionelle y algunas trapenses, aquí en el aeropuerto de Munich de donde te escribo, Hefeweisse del aeropuerto.

 

Además de la cerveza, ¿qué otras cosas te interesan?

Bueno, la cerveza es la cara (o la cruz) de mis pasiones, la buena música y sobre todo el jazz en todo lo que significa actualmente en Europa, mestizaje de estilos. Por eso el jazz es un maridaje excelente con la cerveza fuera del común (rock = cerveza fría).

 

Por favor, danos 10 propuestas de maridaje de cerveza con música.

Jan Garbarek con Hilliard Ensemble para una Westvleteren 12, Summertime por Angelique Kidjo para una Summerweisse con frutas exóticas, Cantillon Fou’foune con Pat Metheny & Lyle Mays, Birra Baladin con el grupo de Alvise «Montefiori cocktail», Pilsner Urquell con Beer Barrel Polka, Dogfish Head con Miles Davis. Con perdón, la Corona creo que va con «Vamos a morir» de Pate de Fua, la voz de Ella Fitzgerald con Louis Armstrong estará adecuada para cualquier Rauch. Y  finalmente, como pasábamos por Brasil, Carlos Jobim de verdad va muy bien con las cervezas envejecidas en barricas de whisky.

 

¿Qué instituciones existen en Bulgaria para la profesionalización del sector cervecero?

En Bulgaria los maestros cerveceros profesionales tienen su universidad en la segunda ciudad, Plovdiv.

 

¿Bulgaria produce materias primas y equipos, o todo llega del extranjero?

Sí, todo se produce desde las máquinas hasta el lúpulo, pero algunos tanques, maltas y lúpulos se importan.

 

¿Te gustaría agregar algo para el final?

El final será con el refrán de una canción cubana que poco tiene que ver con nuestra conversación, pero dice todo para mi mundo cervecero: «Soy feliz, soy un hombre feliz, y quiero que me perdonen los muertos por mi felicidad».

 

No Comments

Post A Comment