El Beersommelier.

El Beersommelier.

Por Edu Villegas.

El estudio y la especialización aplicados al vino, datan de más de dos siglos, en el caso de la cerveza (salvo en países muy particulares), no rebasan los 50 años; en materia de cerveza, hay todo por hacer.

La carrera de Beersommelier es algo muy nuevo en muchas partes del planeta, sin embargo es la respuesta al enorme crecimiento que el mundo de la cerveza de calidad, ha venido presentando en las últimas décadas y que se muestra imparable. Conforme se entiende la revaloración de la cerveza, como una bebida que está a la altura del vino, se hace indispensable la presencia de un medio de difusión entre productores y consumidores, es ahí donde el Beersommelier toma lugar.

La labor del Beersommelier es exactamente la misma que la del Sommelier convencional (incluso muchos profesionales han tomado a ésta como una especialización), es decir, tener un amplio conocimiento en las materias primas que son la base para las cervezas, sus distintas maneras de elaboración (tradicionales y de vanguardia); una profunda comprensión y dominio de la cata de acuerdo a los estilos, un conocimiento muy detallado de los estilos cerveceros mas comunes (y otros no tanto); vastos conocimientos acerca de los países productores, sus estilos y variantes, tradiciones, gastronomía, idioma; una parte muy importante es la materia del maridaje la cual se estudia de manera detallada para saber que estilos de cerveza son los adecuados para las distintas combinaciones culinarias; también como en el vino, se debe tener un profundo conocimiento acerca del servicio de cada estilo de cerveza (temperaturas, tirado de botella o draft, cristalería), así como de su conservación en almacén o cava; un Beersommelier también aprende a diseñar cartas de cerveza y todo lo relacionado con la administración de barra, lo que incluye Coctelería básica con cervezas. Para nosotros no basta con la teoría, para tener un mejor panorama de la cerveza, también impartimos un taller de elaboración de cerveza, en el cual se elaboran 4 estilos distintos y con esto, se tendrá una comprensión clara acerca de los factores que influyen en el producto final, amén de que a partir de esto, podrán incursionar en el mundo de la elaboración artesanal. Un Beersommelier no puede vivir en una isla (la isla de la cerveza), por lo que deberá contar con conocimientos de vinos, destilados, puros, quesos, aceites, jamones, aguas, chocolate y café.

En nuestro país cada vez más gente hace cerveza (aún con muchas fallas por la falta de seriedad y estudios), hay más espacios especializados en cerveza y más restaurantes importantes, apuestan por incluir en sus cartas productos artesanales o de alta gama. En estos espacios se encuentra el sitio natural del Beersommelier, en las áreas de servicio.

No obstante también hace falta gente con conocimientos en las áreas comerciales como la distribución y venta. Es muy evidente, al mismo tiempo que se crece el movimiento cervesófilo, que en los campos de formación académica, aún existen grandes vacíos y este es otro campo de acción para un Beersommelier. La asesoría a restaurantes, bares, pubs, cerveceros artesanales, etc.

Así que enfatizando lo anterior, la necesidad de un Beersommelier profesional se hace más indispensable en el México moderno, o porque no decirlo, en la América moderna.

 

No Comments

Post A Comment