Biodinámismo: ¿Panacea o locura esotérica?

Biodinámismo: ¿Panacea o locura esotérica?

Por Eduardo Villegas

 

 

En cierto momento de la historia perdimos contacto con la naturaleza de manera casi definitiva, nos olvidamos de quienes somos y de donde venimos, dimos la espalda a nuestro origen como parte del conjunto que todos los seres vivos formamos, olvidamos que somos parte de una energía viva llena de posibilidades maravillosamente infinitas, pero sobre todo conectadas unas con las otras, es decir que estamos vinculados de una o de otra forma con todo lo acontece a nuestro alrededor y con todos los seres vivos que nos rodean (seres humanos, animales, microorganismos y plantas). Esto es de forma condensada, lo que ponderan como argumento en su discurso de forma de ver la vida, todos aquellos que creen y practican la biodinámica; y es que esta practica no solo esta restringida a los aspectos agrícolas sino también a es toda una filosofía de vida, que lleva a quienes están de acuerdo con ella a una vida menos individualista, según dicen, amen de sentir una conexión directa con el universo.

 

Para muchos especialistas estas palabras suenan mas a la doctrina de algún culto religioso o filosófico que a los practicantes de una carrera de ingeniería agrónoma, lo que ha creado una gran cantidad de discusiones muy polémicas acerca de su verdadera efectividad como vía para lograr cultivos mejores cualitativamente. No se puede negar que muchos adeptos a la biodinámica dentro del sector vinícola producen excelentes vinos, ya sea por contar con una inigualable ubicación geoclimática, ya sea por su amplio conocimiento enológico o por la suma de ambas cosas y además la anexión de la “doctrina” biodinámica.

 

Agricultura Biodinámica

 

Pero creo conveniente poner las cosas claras, primero que nada, debo explicar los orígenes de esta ideología y como funciona. Rudolf Steiner ( 1861- 1925) de origen austriaco se proclamaba antropósofo ( la antroposofía es una doctrina que el propio Steiner desarrollo a partir de 1902, en la cual hacia una revaloración del carácter espiritual en los seres humanos para poder recuperarlo y extenderlo a diversas actividades como la medicina, la literatura , las artes plásticas , la pedagogía, lo aspectos sociales y los temas agropecuarios, todo esto basado en una metodología propia) y publico una serie de libros donde explicaba sus ideas, además de dictar varias conferencias como la famosa de 1924, en la cual se hablo de los cultivos biodinámicos por vez primera, estas palabras fueron compiladas en un texto llamado Agriculture, que sirve a manera de Biblia para los vinicultores que se declaran seguidores de las ideas espirituales de Steiner ( por cierto este libro ha servido de base para que un eminente vitivinicultor de nombre Nicolas Joly, escribiera una obra titulada “El vino del cielo a la tierra” , mismo que ha sido traducido ya, del francés a otros idiomas incluyendo el español), la biodinámica ( bios-vida, dynamis-energía) apela a la energía cósmica universal, sea cual sea la interpretación que de esta se tenga, por que no cabe duda que para los teosóficos( de la ruptura con esta ideología surgen las ideas de Steiner) o para un cristiano, su valor es distinto, y aquí comienzan las dudas y las polémicas, por otra parte los cultivos biodinámicos se trabajan en ausencia de productos químicos, lo que resulta extraordinariamente benéfico para todos, y en lugar de eso se recurre al uso de abonos naturales y a la creación de agroecosistemas que permiten al viñedo vivir en armonía plena con su entorno a nivel de suelos, plantas y fauna animal y microorganica. Aunado a esto esta el tema de las labores de poda en el viñedo y los trasiegos en las bodegas de acuerdo a las fases lunares (cosa que esta vinculada con la agricultura biológica, de la cual hablare más tarde) y a los movimientos de los astros, léase planetas.

 

El Biodinámismo tiene como pilares a los cuatro elementos que, en palabras de ellos, controlan todo: tierra, agua, luz y calor, que en la interpretación agrícola son: mineral/tierra/raíz, liquido/agua/savia/hoja, gaseoso/luz/flor y estado de calor/fruto. Bajo esta idea de relación e elementos es que esta cimentada la practica de estos cultivos, lo que leva los agricultores a seguir fielmente los ciclos vegetativos, las estaciones del año y las horas sol, para el mantenimiento de los suelos, por ejemplo se utilizan compostas que son producidas por ellos mismos hachas a base de entre otras cosas de estiércol de vaca o de otro tipo de animal de de ganado, o de cenizas de insectos, y se introducen en un cuerno vacuno, que previo desalojo de cartílago son llenados con este abono, estos son enterrados en el suelo durante el invierno y durante la primavera son desenterrados para dinamizarlos( esta practica consiste en diluir el material orgánico en proporciones infinitesimales en agua mediante la rotación del liquido dentro de un recipiente girando hacia un sentido para, de repente, girar hacia el sentido contrario, de este modo las moléculas de agua adquieren las propiedades del producto que contiene según esta idea) y posteriormente son suministrados casi homeopáticamente a cada planta de todo el viñedo, en proporciones verdaderamente medicas. Además los valores atribuidos a las fuerzas del cosmos y solares son de gran importancia para las labores de cuidado de la viña, pero sin descuidar los trabajos de trasiego del vino de una barrica a otra o del embotellado mismo.

 

Algunos vinicultores afamados que se han apegado a esta ideología son: Chapoutier, Nicolas Joly ( Coulée de Serrant), Peter Siesseck (Pingus), Domaine de La Romanee Conti, Domainne Leroy, Domaine Leflaive, Domaine Zind-Humbrect o los españoles Ricardo Pérez, Telmo Rodríguez, Bodegas Dionisos, Mas Estela y Dominio de Atauta, como los mas conocidos.

 

Agricultura Integrada o Integral

 

Se trata de una corriente menos agresiva con su entorno que la tradicional agricultura química (que emplea productos químicos para erradicar enfermedades o plagas de los cultivos), no obstante la reducción real de productos químicos es de alrededor un 25 %, por lo que los beneficios a favor de un cultivo mas integral en sentido orgánico son verdaderamente bajos, lo que implica un falso retorno hacia algo mas natural.

 

Agricultura Ecológica u Orgánica

 

Todos hemos sido testigos de una urgente necesidad de la población en general, principalmente los que poblamos las grandes ciudades, por “regresar a lo natural”, y encontramos agua baja en sales o en calorías (lo que en mi opinión no es mas que el paroxismo ridículo de un consumismo exacerbado y un naturismo mal entendido), productos de toda clase supuesta orgánicos, o sea elaborados bajo métodos libres de hormonas, insecticidas o herbicidas, y que nos prometen una mejor salud.

 

El vino no esta fuera de estas “modas”, recordemos que al fin y al cabo es un producto 100% natural, resultado de una fermentación alcohólica llevada a cabo por microorganismos (aunque la realidad sea que en las últimas décadas la presencia de productos químicos sea cada vez más frecuente, aunque los argumentos sean a favor de mejorar la calidad final). Pero la intervención de la ideología orgánica en el caso concreto el vino, esta enfocada principalmente a as labores en el campo, lo que concierne inicialmente a la ubicación geoclimática del viñedo, el rechazo absoluto de agentes químicos, a fin de proteger y fomentar la fauna natural del entorno, guardando de esta manera un estrecho vinculo con el ecosistema y creando un desarrollo sustentable( esto esta en común con la biodinámica), el uso de abonos naturales, producidos incluso por animales que pastan en los propios viñedos, abonando casi directamente la viña, el aprovechamiento máximo de luz solar para fomentar la fotosíntesis de la planta que además de ser la fuente toda la materia seca de la vid( sarmientos, madera, hoja) es la responsable directa de la síntesis de la glucosa y la fructosa en las bayas, materia sin la cual no seria posible producir alcohol, otra hermandad con las ideas de Steiner son las ideas que hay sobre las labores acordes a los ciclos lunares, que con todo y que existen estudios a favor y en contra de esta teoría para los agricultores orgánicos es muy importante.

 

 

No todos están de acuerdo

 

Me parece importante recordar ( parafraseando a Jesús Barquín Sanz) que debemos mantener una actitud de duda y no ser tan condescendientes con todo lo que se nos presenta, esto no quiere decir bajo ninguna circunstancia que los vinos elaborados bajo métodos biodinámicos , orgánicos, químicos o integrales sean malos solo por ello, o sean la mejor opción por sus técnicas ecológicas, en o absoluto, existen muy buenos ejemplos de cada una de estos métodos y ejemplos vergonzosos también, lo interesante es meditar sobre que tipo de vino nos gusta y si queremos comulgar con alguna de estas ideologías a través del consumo de estos productos, no cabe duda que las ideas de Rudolf Steiner han logrado penetrar en diversas áreas de las disciplinas humanas en un sentido favorable, y que lo mismo se han ganado críticos acérrimos, pero me parece que todo lo que lleva un mensaje de espiritualidad y conexión con nosotros mismos, con nuestro prójimos y con los seres que nos rodean, siempre será bueno, sea cierto lo no la teoría (esotérica -astrológica, afirman algunos) del Biodinámismo, esta en cada quien y como ve su propia realidad, lo que me es atractivo de ésta y del pensamiento orgánico, es el desarrollo sustentable de un ecosistema que tanta falta nos hace entender.

En mundo lleno de cosas artificiales, manipuladas genéticamente, etc., estos productos nos regalan una bocanada de aire fresco (natural), o debiera decir un sorbo de vino fresco y puro, que no dejan de ser por demás interesantes para neófitos e iniciados, además de todas las platicas y/o discusiones que entorno a estos vinos se suscitan y los hacen objeto de curiosidad.

 

 

En mi opinión, que es una que comparten muchos, la calidad del vino esta siempre ligada a una serie de factores que están conectados (el concepto de terroir es un ejemplo) sin llegar a niveles mágicos literalmente, ni a rasgos de filosofía. Un gran suelo será siempre un gran suelo, gracias a su composición geológica y esto sumado a una acertada selección de variedades apropiadas para ese terreno particular, en las condiciones climáticas propicias y una experta mano de enólogo, tendrán como resultado casi (y digo casi, porque la naturaleza, afortunada o desafortunadamente es indomable e impredecible) seguro un vino de características cualitativas superlativas independientemente del método que se siga para su elaboración.

 

No Comments

Post A Comment